Marco

La Cara del Otro

Hoy intercambiaré mi cara con Jimba. La conocí en la aplicación de los sueños y tuvimos un flechazo. Creo que nos complementaremos muy bien y resolveremos nuestros asuntos pendientes. Nos veremos esta noche pero de una forma distinta, invirtiendo los papeles.

El sueño tan solo duró 5 minutos pero fue muy intenso. Estaba sentada en la cafetería y cuando apareció sentí un escalofrío que me recorrió las vértebras, una a una. Hacía 6 años que no la veía. Se sentó frente a mí sin mirarme ni dirigirme la palabra. Yo intentaba hablarla, pero por más que gritaba no me oía. Parecía triste o quizás algo angustiada. De repente se sacó la cara y la dejó sobre la mesa. Me miró y dijo: «Hola Jimba, ¡cuánto tiempo!», sonrió y agachó la cabeza con una timidez seductora. Estaba radiante, más guapa que en el colegio. Sin dudarlo más, la miré a los ojos y me declaré.

Jimba

Luane

ONIRIC 4