Dolor de Muelas

Aquella noche no dejaba de dolerme la dichosa muela del juicio. El dolor me recorría por toda la cabeza, subía hasta el ojo y llegaba hasta la punta de las orejas. Era insoportable. Por lo que esa noche decidí recurrir a una planta milagrosa, la … que mi tío me envió desde …

Y Así hice, me puse a preparar el conbinado definitivo, un batido de jengibre, limón y … Pronto empecé a notar mi cuerpo más relajado, noté como mis manos y pies se relajaban y se aplanaban alargándose hasta el final del salón. El dolor minoraba y empezaba a fundirme en el sofá. Qué placer el no sentir nada, no saber ni mi nombre, poco a poco, empecé a ver nublado y cerré los ojos. Ya no sentía ni el sofá, flotaba en una nube de placer.

Pero pronto dejamos la calma atrás. El cielo se cubría a mi alrededor, y la nube que era blanca y esponjosa se convirtió en negra y gris. sin apenas darme cuenta la nube me dejó caer. y me precipitaba entre una tormenta de verano rodeado de muelas gigantes. Todas eran blancas y resplandecientes, pero a lo lejos vi una con una picadura y sí era la mía, estaba convencido porque me conozco muy bien cada centímetro de mi cuerpo. Así que me acerqué a ella y entré por la picadura. Por suerte tenia una una nube cerca que me permitió empastaría antes de caer al mar. Y por consecuencia, despertar del impacto. Y qué sorpresa que ya eran las 7 de la mañana y mi muela estaba milagrosamente reparada. Me duché, desayuné y salí a trabajar un día más.

ONIRIC 3